sábado, 2 de septiembre de 2017

La I+D+i de Munilla a finales del s.XIX y pp. XX

A Munilla...  al "espíritu munillense" que fue y debería ser hoy,  un ejemplo de como las épocas de crisis económica se superan creando un valor añadido, es decir con "investigación" e "innovación".

El increíble pasado de Munilla


Cuando ves en Munilla los esqueletos de molinos, batanes... con sus conglomerados de ladrillos, tejas rotas y vigas carcomidas por las humedades,  sientes que son  un buen motivo fotográfico y un recuerdo de otra época. Pero la actividad industrial, además de dejar restos arqueológicos fabriles, también tiene un patrimonio inmaterial que se replica en los registros oficiales, en las correspondencia, en la prensa y boletines de su tiempo.

Estos testimonios del pasado son los últimos libros donde se pueden leer las historias de la siempre escasa y tardía revolución industrial española. Y, como en pocos lugares, en Munilla podemos sorprendernos de su esplendor y su excepcionalidad industriosa dentro del triste panorama español de finales de s. XIX.

La I+D+i de Munilla a finales del s.XIX y pp. XX

En este post, se pretende recoger parte de este patrimonio inmaterial que corresponde a las PATENTES DE INVENCIÓN, MARCAS DE FÁBRICA, MARCAS DE COMERCIO, DISEÑOS INDUSTRIALES.


UN EJEMPLO EN INNOVACIÓN.
Se llamaba la "primera en España" por ser la primera  en certificar con análisis químicos 
realizados en laboratorio independientes que su chocolate no estaba adulterado. 
Fue un modelo de innovación en cuanto al control 
sanitario, un antecedente  de los Registros sanitarios que se implantarían 
años después para evitar el fraude en los alimentos (ver post)
La información obtenida procede en su mayoría del Boletín Oficial de la Propiedad Intelectual e Industrial, que se crea en en 1886, pero existen registros anteriores, correspondientes al periodo 1866-1886 no revisado. Por otra parte, hay que tener en cuenta; 1º) que la búsqueda de la información se ha realizado hasta 1936 y por supuesto, hay apuntes de dicho boletín que no se han podido localizar; 2º) que en aquellos años había "marcas" que directamente no se inscribían ya que tenían una comercialización muy escasa o singular, y no precisaban de protección frente a terceros.

LA PROPIEDAD INDUSTRIAL DE MUNILLA, SU PATRIMONIO INTANGIBLE.

Para 1913 gran parte de las familias industriales de Munilla han solicitado
 alguna inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual  e Industrial. A finales
del  s. XIX y pp. s.XX las diferentes industrias de Munilla, están en plena
 expansión y, en especial las de paños/zapatillas
El sector de la industria de la zapatilla de Munilla, como se puede ver en el caso de "los Sevilla" tiene un esquema temporal que es más o menos el siguiente:
1.- Periodo de transición dentro la fabricación de la industria de la lana y paño con mejoras que permiten la supervivencia (s/1860); 
2.- Diversificación de la industria del paño con la fabricación de Zapatillas de orillo con suela de cuero (s/1895); 
3.-Mejora técnica en los procesos de fabricación impulsados por la energía eléctrica como fuerza motriz (s/1905); 
4.- Introducción de las zapatillas de paño y expansión del sector fruto de las mejoras técnicas (s/1920); 
5.-Se empieza a fabricar el calzado vulcanizado de lona o paño (s/1929) 
6.- Traslado de los centros productivos de Munilla a otras localidades.

Curiosamente, la primera inscripción de las que tenemos noticias en el Boletín Oficial de la Propiedad Intelectual e Industrial de la población de Munilla, no nos la proporciona la fabricación de zapatillas sector más proclive a frecuentar este tipo de registros, si no el chocolate. Así la solicitud de marca de fábrica (nº2534 – 15/09/1889) de los ‘Chocolates Francisco Enciso de Ruíz’ que es denegada el 18-07-1890 por no proceder inscripción en el marco jurídico del momento, se puede considerar la primera marca comercial de esta localidad que se acerca a este registro para proteger la comercialización del nombre y prestigio de sus chocolates.




1890 - 1897 Los años de las patentes de invención.

La primera patente de invención es la de Fernández Hermanos (nº10941 – 18/06/1890) y consiste en un “procedimiento para fabricar trencilla de lana hilada, torcida y enfieltrada”. Dos años más tarde se complementa esta patente con la nº 13.327 presentada por Eladio Fernández, como socio de la Sociedad Fernández Hermanos, por "Un nuevo procedimiento para la fabricación de zapatillas de trencilla o tiras de lana hilada y enfieltrada, tejidas á máquina y de una sola pieza, ó sea sin costura en su parte superior" (concedido 18/06/1892)

También en 1892, Domingo Fernández Enciso (nº3564 – 20/09/1892) solicita la emblemática marca ‘Estrella del Norte’ que es concedida el 24-03-1893.

Nuevamente Domingo Fernández Enciso solicita dos patentes de invención (la nº18468 – 31/12/1895) por “Un procedimiento para fabricar talones tejidos con tiras de lana u otra materia para zapatillas de una sola pieza abotinadas o no sin costura”. Y simultáneamente y relacionada con la anterior, otra patente (la nº18503 - 31/12/1895) por “Una máquina telar, de nueva invención en su parte esencial, para la fabricación de zapatillas abotinadas y sin costura”, que complementa la patente anterior. Ambas son concedidas el 13-02-1896.

En 1896, Liborio Sevilla Pellejero, otro de los importantes fabricantes de zapatillas de Munilla solicita registrar la patente de invención (nº19937 - 13/11/1896) por “Una máquina para fabricar botinas o zapatillas de trencilla o lana hilada y enfurtida, tejidas contumada y sucesivamente en una sola pieza, o sea, sin costura en su parte superior ni en ninguno de sus lados visibles”. Es concedida el 15-01-1897.

La innovación en la fabricación parece que se extiende, y Ricardo Enciso solicita la patente de invención (nº19945 – 14/11/1896) por “Una nueva máquina telar para la fabricación total de cortes de zapatillas tejidas de una sola pieza. Es concedida el 17-12-1896.

Los Mendiola, se incorporan al registro de patentes de invención con la solicitud de Bartolomé Mendiola Ruiz (nº20985 – 12/06/1897) por “Una máquina telar nueva en su parte más esencial para la fabricación de zapatillas de una sola pieza, sin costura alguna, abotinadas o no, tejidas en una sola operación y en un solo telar”. (no consta si fue concedida).

Torre Hermanos solicitan la marca (nº 8978 16-07-1903), cuyo dibujo es un globo con una barquilla en forma de zapato (no consta si fue concedida, error en el registro).






1906 - 1915 Los años de las marcas de fábrica. 


Ricardo Enciso solicita la marca (nº13040 – 13/08/1906) con el nombre de ‘La Andarina’ (se concede 8/11/1906).

Hijos de Cándido Sevilla, Sociedad Mercantil Colectiva solicita y es denegado el registro de la marca de 'La estrella de Munilla', finalmente solicita la (nº13980b – 8/03/1907) con el nombre ‘La cadena’ que se le concede el 11/02/1908. Unos meses después, nuevamente solicita otra marca (nº14071 – 19/07/1907 con el nombre ‘La Estrella Solar' que también es denegada.





Justo Antonio Aguirre Romero, solicita la marca de fábrica (nº19293 - 13/05/1911) sin denominación y consistente en un dibujo de un ancla (se le concede con fecha 09-10-1911).
El año 1913 fue un año también muy activo en la solicitudes de marca de fábrica y así, Fernández Hermanos, solicita la marca (nº22541 – 24/03/1913) de nombre ‘La Asturiana’ que es denegada.  y nuevamente meses después solicita la marca (nº23164 – 9/7/1913) con el nombre  ‘El Gaitero’ que también es denegada.

Por su parte, Hijos de Cándido Sevilla, solicita la marca (nº22911 – 29/05/1913) con el nombre ‘La Montañesa’ que es admitida el 15/12/1913.


Un año después, Hijos de Cándido Sevilla, solicita  la patente de invención (nº57674 – 07/03/1914) por “Un aparato u horma hueca para montar el calzado con planta movible para poder entrar y salir por medio de un tornillo fijado en su interior y al borde una carrera de finos dientes” (es concedida el 18/03/1914 

En 1914 también, Justo Antonio Aguirre Romero solicita dos marcas de fábrica la nº25083 - 18/061914 con el nombre 'Especial Extra' (concedida el 16-12-1914) y la nº25805 - 28/11/1914, sin denominación y con un dibujo de un sol que se le concede el 19/06/1915. Posteriormente en 1918 y 1919 con la solicitud nº33894 y nº58482 cambia este dibujo del sol por otro similar que incluye la denominación "sol" para las zapatillas de orillo y para las de paño. El 7 de noviembre de 1929 son transferidas estas marcas a José Aguirre Enciso. (Nota: La marca con el dibujo del sol se registra varias veces con variaciones de diseño, además de las citadas, que no se incluyen en este post por carecer de valor testimonial).

Venancio Pérez Marín, solicita la patente de invención (nº59604 19/01/1915) por 'un regulador automático sistema Pérez Marín' se le concede la patente 26/01/1915. (Taller mecánico)


1922-1936 Patentes y modelos industriales (modernización del calzado).


En 1922, Decoroso Mendiola Ruiz solicita
dos patentes de invención: la nº 80642 - 26/01/1922 por "Una zapatilla de las llamadas de orillo, cuya novedad consiste en aplicar al piso de la misma las llantas de "cautchout" de automóviles o cualquier otra clase de vehículos" (concedida el 27/01/1922); y la nº80713 03/021922 por "Una zapatilla de orillo y paño cuya novedad consiste en aplicar al piso de la misma las llantas de automóvil o cualquier otra clase de goma nueva o "cautchout" también nuevo" (concedida el 15/02/1922).

Santiago Fernández Fernández, solicita la patente de invención nº 84314 - 02/02/1923 por "Un nuevo procedimiento para coser las suelas de goma a los cortes de cualquier clase de calzado que sea, por medio de una costura interior e invisible exteriormente. (concedida el 14-02-1923).

Cándido Sevilla Pérez, solicita la patente de invención nº85447 - 09/05/1923 por "Mejoras en las zapatillas y demás calzado de paño y fieltro". (Concedida el 25-05-1923).

En 1932 y por iniciativa de Hijos de Justo Antonio Aguirre se registran los primeros modelos industriales localizados en Munilla correspondientes a suelas de goma para calzado. Pero las novedosas solicitudes 8374A y B (que se reproduce más abajo) inicialmente quedan "en suspenso en 13 de agosto de 1932, porque en la parte correspondiente al planta del pie llevan ambos modelos en campo aislado y en forma destacable un sol radiante representando una cara humana" y como este diseño podía constituir una marca, debió ser subsanado.


La descripción de este primer modelo industrial del suela de goma es la siguiente: "... consiste en una suela que podrá construirse de caucho o aglomerado de caucho de diversas calidades, en variedad de tamaños y colores, El modelo de suela que se registra esta caracterizado por tener las partes correspondientes a la planta del pie y al tacón decoradas con una agrupan de triángulos iguales, (en un modelo serán organizados en vertical y el otro modelo en horizontal) dispuestos de modo que cada cuatro de ellos de origen a una pequeña pirámide de base rombal . Las diversas pirámides se encuentran en dichas partes alternadas constituyendo filas en las cuales están dispuestas en forma tal que las diagonales mayores de sus bases quedan según el ancho de la suela . En el espacio libre entre las dos porciones ocupadas por dichas pirámides, o sea en la parte correspondiente a la bóveda del pie, la suela presenta grabado un sol radiante representando una cara humana.

Posteriormente registra otros dibujos industriales:






La década de los años treinta y cuarenta son años en los que las solicitudes en el Boletín de la Propiedad Intelectual e Industrial van encaminadas a "poner en orden" la propiedad de las marcas existentes y su transferencia a las nuevas generaciones o sociedades mercantiles que continuaran la labor que inicialmente emprendieron padres, abuelos... muchos de ellos, ya lejos de Munilla.



NOTA: Hay constancia de otras marcas como 'El vapor', 'La estufa' que por ahora no se han encontrado su solicitud en el Boletín de la Propiedad Intelectual e Industrial.






ANEXO.

ALGUNOS DE LOS PROTAGONISTAS DE LA I+D+I DE MUNILLA. 
Crónica del diario 'HERALDO DE MADRID' 1919:






FÁBRICA DE ZAPATILLAS DE D. JUSTO ANTONIO AGUIRRE.

"Hace ya muchos años que D. Justo Antonio Aguirre fundó está fábrica, que hoy es una de las primeras entre sus similares.

En la vista que giramos a ella pudimos observar que está montada con arreglo a las exigencias modernas, sin que al Sr. Aguirre le hayan acobardado los grandes desembolsos que tuvo precisión de hacer.

La maquinaria es tan complicada como curiosa, pues hay que tener en cuenta que se precisan de setenta a ochenta operaciones para hacer una zapatilla.

Hay máquinas para cortar las suelas mecánicamente, sin desaprovechar el material; para abrir alrededor de la suela cortada una especie de ranura para indicar el sitio en que debe de hacer la costura otra máquina, que a su vez la entrega a la inmediata para que reborde dicha ranura, a fin de que la costura pase inadvertida.

Otra máquina, que da millares de revoluciones por minuto, se utiliza para dar lustre y pulir el borde la suela.

La colocación del tacón exige también cinco o seis operaciones.

La fuerza motriz necesaria para el movimiento de las distintas instalaciones de la fábrica se desarrolla por una máquina, accionada por gas pobre, de unos 25 caballos de fuerza.

Se emplean en estas operaciones un centenar de obreros fijos, trabajando también un buen número de mujeres destajistas, que lo hacen en casa.

La producción de esta fábrica, que asciende a 400.000 pares anuales, se exporta a principalmente a Madrid, León, Santander y Asturias.

Las zapatillas de esta fábrica han obtenido premios en las Exposiciones de París, Milán, Florencia, Bruselas y Zaragoza, estando además, condecorado el Sr. Aguirre por los Gobiernos de Italia y Francia.

El Sr. Aguirre, hombre inteligente y activo, merece toda clase de elogios por haber colocado a tan gran altura la industria zapatillera española, y es digno de que sus esfuerzos y sacrificios se vean recompensados".


FERNÁNDEZ HERMANOS, CASA FUNDADA EN 1836

"Es la fábrica más antigua e importante en zapatillas de orillo, bota suiza y de remonta.

Años después acabaría trasladándose a Logroño
Es la especialidad de la Casa: artículo silencioso con suela de fieltro y goma. 

Las marcas registradas: “Estrella del Norte” y “El Vapor”, premiadas en varias Exposiciones. Su fabricación anual, es de 400.000 pares".




DECOROSO MENDIOLA.

"Este hombre, activo y competente como pocos, en la fabricación de zapatillas, está al frente de la Casa que fundó su padre, don Gregorio Mendiola, uno de los fabricantes que más trabajó para conseguir que la industria zapatillera riojana adquiriese la fama de hoy goza.

Don Decoroso Mendiola supo aprovecharse de las buenas lecciones de su antecesor, y hoy las zapatillas que salen de su fábrica nada tienen que envidiar en perfección y consistencia a las más acreditadas.

Entre las clases que merecen especial mención, por su inmejorable calidad, figuran como especialidades de esta Casa las conocidas con las marcas de “La Estufa” y “La Riojana”.

Trabajan en estos talleres 50 operarios, y la producción diaria de 400 pares.

Representa a esta Casa en Madrid don Eleuterio Mendiola, domiciliado en la calle de Toledo, 12 principal".

(POST ACTUALIZABLE)



Primera publicación 03/09/2017.

________________________________________________________
OTROS POST DE MUNILLA

ver: Munilla



.................................................................................................................................................................
Muy interesante visitar: Blog Patrimonio Olvidado de La Rioja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO