martes, 24 de mayo de 2016

COLONIALES AL POR MAYOR 'JUAN RAMOS', LA CONSERVACIÓN DE LOS HUEVOS Y OTROS INVENTOS

A principios del s. XX los coloniales al por mayor y durante mucho tiempo, fueron negocios de los más prósperos, ya que la alimentación fue uno de los principales valores en alza en momentos que la población española crecía y en la que amplias capas de la población solo podía comprar productos de primera necesidad.

En Logroño, existían varios almacenes de coloniales que por lo general, tenían su especialidad o un origen muy determinado. La
mayoría poseía su tienda de comestibles, otros un molino o un trujal, algunos complementaban esta actividad con un tostadero de café, una bodega. la fabricación de jabones, conservas... y los más, con la explotación de tierras de cultivo cuyos excedentes propiciaban la actividad de almacenista.

Los Coloniales al por Mayor de Juan Ramos domiciliados en la c/Salmerón de Logroño, tenían su origen en la tienda familiar de ultramarinos de la calle Rodríguez Paterna num 23, esquina con la calle Cadena (1915). No sabemos si este almacén tuvo vinculación con la producción avícola, tanto de carne o huevos, pero en 1925 registra su marca 'Preparado Ramos' para la conservación de huevos y vende 'ovo-pon', que era un potenciador que "aumentaba la postura de las aves".

EL PREPARADO RAMOS PARA LA CONSERVACIÓN DE "HUEVOS FRESCOS DURANTE UN AÑO" 

12 HORAS DE TRABAJO = 1 DOCENA DE HUEVOS(1916) 
La primera granja avícola española data de 1894 y fue la Granja Paraíso de Areyns de Mar en la provincia de Barcelona, pero este tipo de explotaciones tardaran en generalizarse siendo práctica común durante mucho tiempo, la producción de aves en el corral anexo a la vivienda. Las gallinas comían las sobras y se complementaba su alimentación con grano. 

Durante mucho tiempo el pollo (aves), fueron un alimento para momentos extraordinarios, para el consumo de los enfermos, y los huevos un lujo. Este bajo consumo era propiciado por la dependencia del grano como alimento de las gallinas y además se consideraba la producción de aves una fuente complementaria en la economía doméstica.

Así los precios de los huevos fluctuaban con las reservas de grano siendo más caros y escasos en primavera, que era el momento más alejado de la cosecha de cereal y por lo tanto, de menor disponibilidad. 


El 'PREPARADO RAMOS', surge en los años 20, en un momento de desarrollo de la industria avícola española consecuencia de una mejora en la economía y una mayor demanda en el consumo huevos y carnes de ave.

LA VANGUARDIA
Fruto de esta necesidad, aparecen en el mercado innumerables productos específicos para la avicultura. Además del 'Preparado Ramos' y similares, hay otros muchos, como los potenciadores de puesta, del que citaremos 'OVOGENO', marca registrada por ENRIQUE RUIZ DE OÑA propietario de una de las droguerías-farmacias de Logroño.

El desarrollo de esta industria, es tan destacado en estos años que hasta se patentan las huevinas que abaratarán costes en el gremio de las confiterías.

El 'PREPARADO RAMOS', como producto conservador de los huevos, gozó de éxito a nivel nacional y se llegó a anunciar en 1929 en 'La Vanguardia', no se eligió este periódico por casualidad, Cataluña por entonces, era la región que tenía el mayor número de granjas avícolas de España. 

Modo de empleo del 'PREPARADO RAMOS'...
No sabemos la composición del PREPARADO RAMOS pero la clave de estos productos para obtener la conservación de los huevos "frescos" era la eliminación de la porosidad de su cáscara con distintos compuestos químicos como el silicato de potasio, de sodio, ácido bórico, cal, resinas... etc

En su publicidad se garantizaba hasta un año de conservación, y en las instrucciones de la lata se podía leer:

"Modo de usarlo:
Prepárese un recipiente, limpio de vidrio, cemento o barro cocido, en un sito lo más fresco posible.

Cójanse HUEVOS FRESCOS y SANOS. 
Colóquense con cuidado con la vasija preparada de antemano, y disuélvase de 11 a 12 gramos del PREPARADO por cada litro de agua que hayamos de necesitar, viértase ésta sobre los huevos (incluso los posos) dejando de 8 a 10 centímetros de líquido sobre la última capa de huevos.

Una vez hecho esto, tómese de 1 a 2 gramos de PREPARADO por cada litro de agua empleada y espárzase sobre la superficie de ésta.

Realizado lo anterior, cúbrase la vasija con una tapa de madera o cosa análoga y déjese hasta que tengamos necesidad de consumir los huevos.

La vasija puede llenarse una o varias veces pero nunca disolverá más PREPARADO que el necesario para cada una de ellas".

Conocimientos útiles: Cada 25 huevos equivale a un litro o sea que una vasija que tiene una capacidad de 2 litros la llenaremos con 25 huevos y un litro de agua.

Los huevos conservados con PREPARADO RAMOS pueden después de sacarlos de la conserva transportarlos a donde interesen. Preservesé de la humedad este preparado". 



LOS COLONIALES DE JUAN RAMOS y SUS PATENTES.


El de Juan Ramos era el típico almacén al por mayor en el que se vendían legumbres, cereales y un sinfín de mercancías por sacos que habitualmente se comercializaban en los pequeños establecimientos de ultramarinos. También distribuía su propia fabricación de jabones. 

Juan Ramos Marín, fue el propietario de esta firma comercial familiar a partir de los años 20. Fue una persona inquieta e innovadora durante toda su vida y además de especializarse en el sector avícola registró varias patentes, además de la de la conservación de huevos citada.

LAS SORPRENDENTES PATENTES DE JUAN RAMOS MARÍN.

El Boletín Oficial de la Propiedad Industrial da testimonio de la invención y el trabajo de JUAN RAMOS MARÍN, un logroñés a tener en cuenta en la historia industrial de Logroño:

- D. Juan Ramos Marín, domiciliado en Logroño, Salmerón, 11; patente de invención por «Un procedimiento de transformación de aceites y grasas en materias conglomerables de caucho». Presentada la solicitud en el Registro de la Propiedad Industriad en 2 de diciembre de 1935. Concedida en -28 de ·diciembre de 1935. 140.423. 

- D.Juan Ramos Marín, domiciliado en Logroño; patente de invención por «Un procedimiento para la transformación de aceites vegetales y animales en lubrificantes». Presentada la solicitud en 17 de junio de 1944. Concedida en 2 de diciembre de 1944. 

- D. Juan Ramos Marín, domiciliado en Logroño: patente de invención por "Un procedimiento de fabricación de fibras textiles de cordelería y análogos, directamente de la madera". Presentada en 1.° de junio de 195o. Concedida en 24 de enero de 1951. 193.272. 

- D. Juan Ramos Marín, domiciliado en España, por un dispositivo especial aplicable a relojes para conectar y desconectar corriente eléctrica. En 20 de abril de 1953 33.459

- D.. Juan Ramos Marín, en Logroño. «Procedimiento para fabricar un producto sucedáneo del café.» En 27-2-63.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO