jueves, 21 de diciembre de 2017

LA CAMERANA DE PUEYO Y CÍA (SEVILLA)

Desde la perspectiva actual es difícil conocer las historias de los que emigraron de La Rioja en el s. XVIII y XIX. Pero por fortuna, algunos de ellos, guardaron en sus negocios, en marcas de fábrica, en  rótulos comerciales,  apodos, alguna referencia a su lejana tierra  de Cameros. Uno de estos casos, fue  la familia Del Pueyo, quien optó por llamar  a su empresa "La Camerana". 




LOS INICIOS DE LOS HERMANOS DEL PUEYO


Por la  'Guía de Sevilla, su provincia, etc.' de Manuel Gómez Zarzuela, tenemos noticias de que en 1871 Ángel y Pedro del Pueyo Rodríguez trabajan en el comercio de seda, lana, lino y algodón de 'Rodríguez Hermanos' (Los Rodríguez Muela) de la calle Francos, 32, por lo que una vez más,  se cumple el tópico del emigrante riojano que se emplea en el negocio de un familiar que le introduce en el mundo del trabajo y vida de la sociedad de acogida.

Por diferentes fuentes parece que los hermanos Pueyo Rodríguez relacionados con los negocios en Sevilla fueron: Ángel, Pedro, Paulino y Leandro.

1- PUEYO Y HERMANOS - LA CAMERANA

Muy probablemente en su trayectorìa industriosa influirá que Domingo Rodriguez Muela, estableció en 1881 un comercio de molduras. Y, así siguiendo sus pasos, en 1883 se creó la sociedad 'Pueyo Hermanos' (Ángel y Paulino) con fábrica de molduras doradas movida a vapor en la calle Alhódiga, 8 .

Anuncio Guía de Sevilla (BNE)
En su evolución, años después, en 1894 esta mercantil se localizará en la calle los Alcázares, 1 y Torneo, 26 y se denominará 'Pueyo y Cía' y conociéndose como LA CAMERANA. Ya por entonces, su fama era considerable como se puede leer en el artículo publicado en el 'Guadalete' (1894) in memoriam de Ángel  del Pueyo Rodriguez en el que se percibe, además del prestigio personal, el  de  la empresa que fundara junto con sus hermanos.
El Guadalete 1894
"Noticias de Sevilla: Causándonos verdadera sorpresa, supimos ayer la noticia del fallecimiento casi repentino ocurrido en esta ciudad del señor D. Ángel del Pueyo y Rodríguez, inteligente y activo industrial a cuya iniciativa y espíritu emprendedor debe Sevilla, el establecimiento de una industria importante, cual es la de molduras doradas alemanas. 
El Sr. Pueyo, en unión de sus hermanos, fundó LA CAMERANA, fábrica montada con todos los adelantos de la mecánica moderna, en cuyos talleres se construyen productos que rivalizan con los alemanes en perfección y gusto. Aspiraba el Sr. Pueyo a emancipar a nuestro país de la fabricación alemana de un artículo de tanto consumo en él como en la moldura dorada, consiguiendo en no pequeña, escala su propósito, pues gran parte de los mercados nacionales y de nuestras posesiones de Ultramar se abastece hoy exclusivamente de las molduras fabricadas en Sevilla".
Paulino del Pueyo, antes de 1907 fundará la fábrica 'La Trinidad' sita en la avda. Miraflores, 25 dedicada al vidrio y cristalería. (no sabemos si Paulino participará simultáneamente en las sociedades 'Pueyo y Ramírez S. C. ' o en la sociedad 'Pueyo y Cía' en las que acabará teniendo protagonismo su hermano Leandro del Pueyo, o solamente en esta sociedad que lleva su nombre)

2- LA MOLDURERA ESPAÑOLA DE PUEYO Y RAMÍREZ PÉREZ


En 1902 toma un nuevo impulso y fundaron LA MOLDURERA ESPAÑOLA y para ello se asociaron con Enrique Ramírez.

PUBLICIDAD 1935 Con mención a 1902
Enrique Ramírez Pérez, era por entonces un destacado hombre de negocios sevillano que poseía entre otros negocios, una importante fábrica de fósforos, formando esta industria parte de las arrendatarias del monopolio fosforero español que se estableció en 1894. Por lo que parece indicar que Enrique Ramírez, jugó especialmente el papel de socio capitalista.

La 'Moldurera Española' de 'Pueyo y Ramírez S. en C.' (ver factura adjunta), se localizó en un bello edificio de la calle Torneo, 21. Era una empresa modelo para su época, en la que se introdujeron importantes novedades en la producción de molduras.

Así, se llegó a patentar en 1905 (Patente de invención nº 36.052) un producto industrial consistente en unas molduras estriadas, de formas, tamaños, dibujos y colores variables. Y en 1913 les es transferida una patente de invención de Max Clark por un procedimiento para la obtención de listones, tableros y demás piezas análogas de madera. esculpidos mecánicamente.

Además de las molduras este negocio se completaba con la fabricación de espejos, para lo que disponía también de un gran almacén de cromos.

3- LA MOLDURERA ESPAÑOLA DE ENRIQUE RAMÍREZ

En 1914, de la sociedad  'Pueyo y Ramírez S. en C.' se disuelve, figurando por entonces en solitario al frente de 'La Moldurera Española'  Enrique Ramírez. 

El nombre de fábrica de durante un tiempo (probablemente hasta 1918, que es anulada la solicitud en el registro) se mantiene, su uso por parte de Enrique Ramírez, pero pasa a ostentarlo con pleno derecho  Leandro del Pueyo ya que lo había registrado, Joaquín del Pueyo Iñiguez, en 1913 con el nº 23.766.





4- LA MOLDURERA ESPAÑOLA DE PUEYO Y CÍA (DE LEANDRO DEL PUEYO RODRÍGUEZ)


Tras la disolución de la sociedad 'Pueyo y Ramírez S. en C.'Leandro del Pueyo Rodríguez figurará al frente de 'Pueyo y Compañia', y la fábrica se localizará en la calle Torneo nº 29 al nº  31.(ver factura de 1918). Este periodo durará hasta 1926 y será una época en la que influirá, sin duda en su buena marcha, la Exposición Mundial de Sevilla.  

ABC 1926 Sevilla 
'La Exposición Iberoamericana y el Gran Hotel Alfonso XIII':

(Este artículo hace referencia a diferentes industria sevillanas que intervienen en la construcción del Gran Hotel Alfonso XIII)

'... Nos encontramos en la fábrica de lunas con máquinas de biselar de la calle Torneo, números 29 al 31, La Camerana, de los Sres. Pueyo y Compañía a donde fuimos para conocer detalles de sus instalaciones de cristales y artículos de su fabricación en los edificios del parque sevillano y Gran Hotel Alfonso XIII, y, a pesar de ser hijo  de esta tierra y conocer, por tanto, la fábrica desde niño, nos admiró el progreso realizado por esta entidad, que surte a toda España y exporta sus productos al extranjero.

Recorrimos los talleres de fabricar molduras, cuadros, espejos de Venecia y de tocador y los cromos y cristal plano, y quedamos admirados de este alarde de fabricación, que honra a Sevilla y a la nación entera.

Ya conocíamos la sucursal de la casa Pueyo y Compañía, de Córdoba, y la casa Exposición y despacho de la plaza de Villasis, de Sevilla; pero la realidad deja pálida toda ponderación de La Camerana, elemento importante de los trabajos de la próxima Exposición Iberoamericana'...



















5.- VICENTE DEL PUEYO ÍÑIGUEZ (1926-59)

En 1926 la dirección del negocio pasó a  su hijo Vicente del Pueyo Íñiguez, quien tuvo tienda en Triana en la calle Castilla y después, en la calle Feria que además de molduras era un bazar, como tantos que existieron por aquellos años. 

A las tiendas sevillanas hay que añadir las de su sucursal de Córdoba y posteriormente por 1927 la de Ceuta.

La trayectoria Vicente del Pueyo continúo hasta 1959, y luego el negocio lo heredó su hijo Vicente del Pueyo López y sus sucesores hasta hoy en día, variando y adaptándose en una dilatada trayectoria a los nuevos tiempos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO