miércoles, 14 de septiembre de 2016

CONSERVAS 'EUGENIO FERNÁNDEZ HIJOS' / CHORIZOS CARRASCO (HARO)


Hoy cuando nos referimos a la fabricación de embutidos: chorizos, jamones... no lo asociamos a que son un tipo de conserva, pero a finales del s.XIX cuando se inicia la actividad de la industria chacinera, el chorizo del tipo "riojano" era una conserva cárnica de las que podía fabricar cualquier conservera de la región. 

La industria de Haro que hoy nos ocupa tiene esta especialidad con la que alcanza gran fama y vende el chorizo tanto en rama como en botes de hasta 5 kg. 

La carne la obtenía de sus propias reses que sacrifica en el matadero municipal.  Los restos, cuestión de importancia que es incluso debatida en el pleno del ayuntamiento (1910) ante la posibilidad de trasladar la fábrica a otra localidad próxima, dicen de ellos, que "favorecían a los pobres, que difícilmente tendrían acceso a ese precio tan bajo de no existir esta fábrica en Haro"  .

La descripción de la actividad de conservas Eugenio Fernández, hijos y de su importancia la describe muy bien el periódico LA RIOJA en su edición de 1909 del día de San Pedro, patrón de la ciudad jarrera.

"Esta fábrica de conservas, la más importante de Haro, por su intensidad en la producción, es una de las muchas creaciones industriales de nuestro inolvidable convecino don Eugenio Fernández verdadero genio comercial, cuya muerte lloró hace pocos meses nuestro pueblo todo y, especialmente, los pobres y obreros, que reconocían en él una generosidad y grandeza de corazón que hará inmortal su sobrenombre "Carrasco."

Don Eugenio, se puede decir, figurará siempre entre aquel puñado de hombres activos que imprimían con sus empresas mercantiles verdadera fecunda marcha al progreso local, con el establecimiento de fábricas de harinas, de pan, de abonos, de luz, etc, etc; aquel puñado selecto de hombres activos que todos recordamos sus nombres y que la muerte debía respetar en bien de las comunidades sociales...
Ya en los últimos años de sus vida, cuando bien merecido y disculpado hubiera tenido descanso, sus iniciativas inacabables le sugirieron la idea de exportar las toneladas de sabrosos frutos riojanos, tomates, pimientos, guisantes, etc, etc., que el sistema de conservar, vulgarizado por Appeits (Appert), había de facilitar.

Una idea del progreso alcanzado en los negocios de esta casa da el grandioso edificio construido de planta para este objeto cinco años después de 1907, y donde se producen según hemos visto en sus libros de compras del año citado las cantidades siguientes:

650.000 kilos de tomates
60.000 kilos de guisantes
200.000 kilos de pimientos
25.000 kilos de alcachofas
5.000 kilos de espárragos
15.000 kilos de ciruelas
30.000 kilos de melocotones
60.000 kilos de otros frutos, mazanas, peras, albaricoques, caparrones, etc. etc.

Para la fabricación de las latas que consume esta casa, y que se producen en la misma fábrica en cantidades imposibles, así como para la preparación de los frutos mencionados, se emplean, en épocas de trabajo normal, 45 obreros de ambos sexos, y en épocas de recolección y empaque de frutos, aquello es un hormiguero humano. En la reciente campaña de guisantes, que visitamos la fábrica detenidamente y atendido con mucha solicitud por los actuales dueños (don Julián y don José Fernández), tuvimos ocasión de contar hasta 300 mujeres y chicos en el departamento de desgranar.

Añádase después los obreros al servicio de cada una de la innumerables máquinas, y se tiene una suma considerable.

Chorizos.

Esta casa trabaja también la exportación de chorizos en regular escala, de cuya industria dan una buena idea los clichés adjunto de la sala de preparación de embutidos, tomados de fotografías de dicho departamento. El renglón Chorizos de Rioja, como lo trabaja esta casa, ha de merecer consideraciones muy curiosas en otro artículo, pues a pesar de tratarse de mercancía que parece no dar lugar a grandes innovaciones, la forma de preparar y vender este artículo es original, muy nueva, y ha de ser, seguramente, del agrado de nuestros lectores conocer estos pormenores".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO