miércoles, 31 de agosto de 2016

COLONIALES, ACEITES, JABONES, ABONOS, LICORES... CARLOS ANDRÉS (HARO)


Del especial de LA RIOJA de las fiestas de San Pedro de Haro de 1909:

"CARLOS ANDRÉS. Es una de las casas más importantes de Haro y de la provincia por la variedad de negocios que comprende y la extensión con que los trabaja, y un ejemplo edificante de los resultados que proporcionan el trabajo y la perseverancia. 


Hace 35 años, cuando aún Haro era calificado de puerto seco, don Carlos Andrés y Beitia estableció una modesta tienda de ultramarinos, donde puede decirse que puso cátedra de mostrador; por sus conocimientos mercantiles instintivos, por su constante aplicación a  su negocio, por su seriedad comercial y por su carácter contemporizador con todas las exigencia de los demás, pronto se vio favorecido por clientela, siempre creciente, que nunca le abandonó y que sirvió de base a más amplios negocios y a crear una dinastía de inteligentes comerciantes que hoy da sus frutos.

La popularidad de los almacenes de Carlos Andrés era premiada en el concurso de comercios de 1907

La modesta tienda creció, sirviendo de escuela práctica de vida a los hijos del fundador, y pronto se convirtió en abundante almacén que, cada día más próspero y surtido, cuyo giro en todos los artículos es de los más importantes de la región y especialmente en aceites, no se reduce a operar en los límites comarcanos, sino que por la cuantía de las compras que realiza y el especial dominio que sobre esas especie ejerce, ha extendido su esfera de acción a más amplios horizontes, surtiendo continuamente a importantes casas de capitales de provincias.



En 1892 no pudiendo reducirse al ramo que trabajaba, don Carlos adquirió la fábrica de jabón de los señores J. Francés y Hermano, que era la más importante del norte de España y comenzaba declinar por la competencia de otras que se instalaban: a pesar de ese inconveniente y de que cada día la lucha es mayor por la numerosa concurrencia, la fábrica traspasada sostuvo y sostiene un lugar preminente entre sus congéneres, por la baratura y bondad de sus productos que han hecho popular el nombre de "jabón de Haro" en varias provincias limítrofes y algunas lejanas, que demandan esta marca con preferencia a otras muchas.


También montó una fábrica de conservas vegetales, que opera éxito en España y América; otra alcoholes en la época que la abundancia de vinos bajos en la región demandaba transformación útil, y, por último, también elabora aguardientes y licores, que se venden con estimación en la comarca y en las mas distintas tierras.

Esta labor, verdaderamente meritoria, tiene la particularidad de haber sido exclusivamente familiar; desde que los hijos pudieron prestar ayuda a los negocios, en ellos se mezclaron, asimilándoselos de tal forma que cuando el fundador de la casa, hace cinco años, más por deseo de ver en vida la continuación de su personalidad que por cansancio, traspasó sus almacenes y fábricas a sus hijos, siguieron las operaciones sin solución , como  la fiera no tuviera más variación que la nueva fuerza que le prestaba la juventud e los sucesores don Pablo y don Cirilo Andrés, que hoy constituyen la razón social que encabeza estas líneas: comerciantes desde que nacieron y educados en la escuela inteligente y seria de que su señor padre fue competente maestro, mantienen y desarrollan los prestigios de la casa, con una asiduidad y una penetración del porvenir que, seguramente, la colocarán a la cabeza de todas sus similares.

La labor de dos generaciones unidas por las mismas prácticas y renovadas en sus aspiraciones por nuevos ideales tiene que producir sus frutos; la tienda primitiva servida por su amos es una explotación que sostiene por término medio 25 obreras y que en épocas de actividad pasa de un centenar: así se estimulan iniciativas, crecen los pueblos, se desarrolla su riqueza y se extiende su nombre comercial por ambos mundos.






Si don Carlos Andrés puede estar satisfecho de la fortuna que acompañó a su esfuerzo, debe sentir aún mayor gozo por haber afirmado su nombre en sus sucesores, única manera, muy poco española por desgracia, de que este país, pueda  tener por continuidad del trabajo y acumulación de elementos, casas respetables que luchen con ventaja en el mundo de los negocios. 

La Sociedad 'Hijos de Carlos Andrés' es un ejemplo, cuya imitación será causa de bienes para la Rioja"

La razón social de 'Hijos de Carlos Andrés' a partir de los años 40 se convierte en sociedad limitada con el nombre de 'Sucesores de Carlos Andres S.L'. /SUCA ampliando sus actividades, creando su propia marca de perfumería (SUCA)... que entre sus productos comercializa jabones 'la paloma' o la 'lejía la logroñesa'.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO