miércoles, 13 de junio de 2018

CENTRAL HIDROELÉCTRICA DE RECAJO




SOCIEDAD ANÓNIMA ELECTRA DE RECAJO

LOS INICIOS.
A partir de 1894 los primeros rumores de la construcción de una central hidroeléctrica en el molino-fábrica de harinas de Recajo, además de causar expectación en la prensa de Navarra (El Eco de Navarra, Liberal Navarro, El Aralar y otros) también suscitó la atención de la prensa de Logroño que refleja muy bien las dificultades de esta nueva empresa en sus inicios.

Así en un ambiente de esperanza y reticencia a los cambios, se publica en varios medios el peor bulo,  que se puede difundir sobre una central hidroeléctrica en un año de sequía como fue 1894:  "... los labradores están descontentos con la poca cosecha de cereales (...).  El regadío de Recajo con motivo de la desviación que ha tenido el Ebro se ha quedado seco. Parece ser que entre los propietarios del regadío, la compañía eléctrica que trataba de establecerse y el Sr. Conde de Santa Bárbara están llevando a efecto una importante obra para ver de encauzar dicho río" (al parecer ni las tierras de Recajo estaban secas, ni siquiera tenía tierras el Conde de Santa Bárbara en esa zona).

Como se ve por esta falsa noticia, además de la complejidad técnica y el elevado coste de la Central de Recajo, su construcción tuvo que sortear los temores de los agricultores que ven peligrar sus regadíos, además del cuestionado problema de seguridad de los postes eléctricos que atraviesan sus fincas. Tampoco encuentra Elecra Recajo  excesivos apoyos dentro de los ayuntamientos que convoca para que se sumen a su proyecto, bien por falta de  medios, lejanía o simple falta de interés. Por otra parte, en Logroño, existían trabas legales y de competencia, para establecer la red de distribución eléctrica.



ELECTRA RECAJO EN LOGROÑO

En Logroño poco después de  la constitución en Pamplona de la sociedad Electra Recajo,  el 20 de julio de 1895, se plantea por parte de Anselmo Martínez y Julio Farias,  propietario y gerente respectivamente de la Logroñesa de Alumbrado su oposición a que se instale esta nueva Sociedad en la capital riojana, ya que disponen de un acuerdo con el ayuntamiento en exclusividad por diez años.

Este conflicto, tal y como se anunciaba, llega al pleno del Ayuntamiento de logroñés, quien respetando el acuerdo ciado anteriormente, deniega en primera instancia la instalación de Electra Recajo. Recurrida esta resolución municipal ante el Gobernador Civil, finalmente se accede al permiso. 

Manos a la obra.

Dentro de la Central se generó gran actividad tanto en la adecuación del canal que lleva el agua como el edificio y las dependencias anexas.

Así, en mayo de 1896, es decir cinco meses antes de su inauguración, llegarán al puerto de Bibao las turbinas. dinamos  y el material eléctrico  para la instalación de 3.000 bombillas .

Para el posteado del cableado se contrataron aproximadamente 250 troncos de castaño y pino de 12 metros de largo. 

También se le dota de una línea telefónica que  en agosto de 1896 realizó las pruebas de funcionamiento entre la central eléctrica de Recajo y Vista Alegre (24 km.)

En su aspecto financiero, en julio de 1896 el presidente del Consejo de Administración de la Sociedad Electra Recajo, pide a sus accionistas el desembolso del 25% (125 pesetas) del valor nominal de la acción.

Buscando clientes y puesta a punto.

Para la captación de clientes, firma de contratos e información al público se abre una oficina en la calle Zurbano de Logroño.

Para la construcción de una estación secundaria, y nuevas oficinas se compra en la calle Sagasta un "espacioso solar" a doña Rosa López Corona, vda. de Hijón. 


En septiembre de 1896 se contrata al maquinista encargado de la central primaria y un mes después se realizan con pleno éxito pruebas de funcionamiento en la red eléctrica de Logroño en la carpintería mecánica de Hipólito Bergasa. 

Durante ese tiempo su presidente será Mauricio Guibert, el administrador gerente de esta Sociedad Virgilio Oraá y el responsable técnico Cipriano Salvatierra.




Ampliaciones.

En este primer proyecto de suministro a Logroño se proyectó una instalación de una central a vapor que no se construye. Pero poco después, en 1898 se pone en evidencia su necesidad  tras una tormenta con rayos que deja sin funcionamiento una turbina, y es entonces, cuando se acuerda su construcción inmediata.

Está central térmica se situará en Logroño entre el cementerio y la carretera de Navarra / Mendavia y necesitará de un cauce de 20 litros/segundos del río Ebro para la generación del necesario vapor.



COMO ERA LA CENTRAL DE RECAJO 

LA RIOJA  31 octubre 1896 (Pocos días después de su inauguración). "Días pasados visitamos la central eléctrica Recajo, con objeto de dar cuenta al público de la fuerza y maquinaria que les proporciona desde hace días luz y energía eléctrica.

Fuera del edificio que fue fábrica de harinas, se han construido dos magníficas cámara de turbinas, utilizando un salto de agua de siete metros y medio. Para dar una idea de la importancia de dichas cámaras, bastará decir que la mitad es de piedra sillería y mampostería, y la otra mitad de ladrillo adoquín habiéndose empleado 125.000 ladrillos en dichas cámaras más 8 vagones de cemento Portland y cal hidráulica.

El cauce que conduce el agua a estas cámaras tiene 6 metros de ancho por cuatro de profundidad en una extensión de mil metros.

Estas cámaras se hallan en el edificio antiguo y de él se ha tomado la sala central de máquinas la que en conjunto mide  200 metros cuadrados.

LA MAQUINARIA
Hoy funciona una turbina de 250 caballos de fuerza efectiva con una dinamo de igual potencia.

Otro juego igual se halla ya en camino, estando topo preparado a recibirla para quedar en funcionamiento inmediato.

Las turbinas son de los sistemas Woitt (Alemanía) con sifón o tubo de aspiración. Están provistas de un regulador automático de una precisión admirable, que permite la aplicación de los motores eléctricos. El funcionamiento es tan perfecto que parece el de un cronómetro. Además el aspecto elegante de su construcción le da un realce que no se acostumbra a ver en esta clase de motores.

La dinamo es de corriente alterna polifáceas a dos fases y trabaja a 3.200 voltios. Procede de la casa Schuckert, y Cía de Nuremberg (Alemania).

La correa que transmite el movimiento, aparece en una pieza, pues están las juntas ancladas.

El cuadro de distribución es los más perfecto que hoy se conoce y está provisto de amperómetros de alta y baja tensión, reóstatos interruptores y cortacircuítos.

Los aparatos más importantes de este cuadro son seis pararrayos automáticos de alta tensión que reciben las descargas eléctricas cortando el circuito y unos aparatos automáticos que en el momento en que una línea de transmisoras del fluido se rompe, cortan la excitación de las máquinas, dejándola sin corriente eléctrica; aparato que tiene grandísima importancia para la seguridad personal y para la duración de la máquina eléctrica.

LINEA
Desde Recajo es transportado el fluido a Logroño, distante 10 kilómetros por hilos de cobre de 23 milímetros cuadrados de sección con sus aisladores correspondientes sobre postes de diez metros de elevación.

LA CENTRAL SECUNDARIA
En la calle de Sagasta, se construye un edificio de aspecto serio y elegante, en donde se ha montado la central que recibe la corriente, la transforma y la manda a la población.

En dicho edificio se construyen hoy las oficinas, almacenes y habitaciones para el señor administrador Gerente.

Los transformadores tipo Ferranty, son cuatro de 35.000 wats cada uno, debiéndose instalar cuando las atenciones lo exijan otros cuatro de igual potencia.

El cuadro de distribución, montado sobre placa de mármol es magnífico y contiene una distribución complicada para dar fluido a los diferentes alimentadores de la población, y tiene aparatos de conmutación para meter en circuito los transformadores que convenga ya para alumbrado ya para motores. Este cuadro tiene igual que el de Recajo, interruptores, corta circuitos  y pararrayos automáticos.

LA RED
5 años después
La red general de la población está hecha con elegancia y solidez. Por medio de unos alimentadores de hierro fundidos en número de siete, distribuidos en distintos puntos de la población y que van por los tejados, se consigue que las líneas vayan por las calles con un grueso muy pequeño, pues el mayor no llega a 6 milímetros de diámetro.

Las derivaciones a las casas son hechas por medio de soportes provistos de poleas de porcelana.

Las instalaciones de las lámparas son completas y las lámparas de 5, 10, 16 y 25 bujías tienen diferentes diámetros con lo cual el abonado no puede utilizar más que la lámpara por la que se abona.
Con esta instalación pueden alimentarse 7.000 lámparas utilizando toda la fuerza.

La Sociedad para este caso tiene dispuestos las transmisiones  de las turbinas de forma que permita ser auxiliada por una máquina de vapor en el caso de una elevación de aguas en el Ebro. Por hoy no necesita recurrir a este medio, pues el rendimiento de las dos turbinas es bastante para cubrir las necesidades del momento.

La Sociedad tienen ya contratadas más de 2.000 lámparas. El servicio ha empezado el 20 del corriente mes (octubre) hasta hoy con regularidad.

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO